L. García Campos Psicólogo

Consulta de Psicología en Aranjuez y Seseña llama ahora 685 992 720 | Horario: L-V Mañana 10:00-13:00 Tarde 16:00-20:00

Una expresión cada vez más común en nuestro vocabulario es “fracaso escolar”. Son varios los factores que contribuyen a dicha situación. Por ello, este artículo no tiene como objetivo buscar dichas causas o supuestos culpables, sino más bien, buscar soluciones.

Lo primero de todo es tener claro a qué nos referimos cuando hablamos de fracaso escolar. Y es que esto va más allá de simplemente suspender o tener malas notas académicas. En un sentido más amplio nos referimos a la situación de que un estudiante o una estudiante, no logra alcanzar los objetivos para su edad y nivel académico.

De manera que cuando esto se produce, la idea es buscar soluciones prácticas a dicha situación, ya que puede generar sentimientos de frustración en el joven. Hay que tener claro, que esto no es una situación irreversible y que signifique un desastre total, pues no tiene porqué significar que dicho fracaso se traslade a su vida.

Los padres y las madres juegan un papel crucial, pues aunque no es la situación deseada y es normal sentir angustia o presión, el joven necesita sentir que cuenta con su apoyo y aliento.

Algo fundamental para ello es motivar a los hijos e hijas. Esto es clave para el aprendizaje, tener una buena motivación. ¿Cómo se consigue esto?

Valorando los esfuerzos que el joven realiza en lo que respecta a tareas escolares, preparación para trabajos y exámenes, etc. Esto inculcará en su mente la importancia del esfuerzo y el trabajo.

Un punto muy importante a tener en cuenta tiene que ver con cambiar el castigo por el ánimo. Por ejemplo, sin un examen se suspende, lejos de castigar por el mal resultado, animar a esforzarse más para mejorar. De esta manera no se añadirá más peso al sentimiento de frustración que genera un suspenso.

Un control diario de las tareas, inculcará el buen hábito del trabajo regular y constante. Pero hay que cuidar trasmitir la imagen de un controlador o revisor, sino más bien, mostrar interés sincero por el trabajo a realizar.

Estos consejos, pueden ayudar a las familias a encarar la situación de fracaso escolar, sea este puntual o se dilate en el tiempo.

Hay otros escenarios que derivan en fracaso académico, como pudiera ser problemas emocionales como la inseguridad, la baja autoestima, problemas familiares, etc. En estos casos, buscar ayuda psicológica es vital para la mejora de nuestro hijo o hija. Por ello en L. García Campos Psicólogo podemos y queremos ayudarte.

Con nuestras terapias para adolescentes, podemos ayudar a los jóvenes a superar cualesquiera situaciones que le lleven al fracaso escolar o a otras consecuencias derivadas. Consulta para más información sobre nuestros tratamientos y especialidades.

Llámanos